viernes, 11 de enero de 2013

Yo de mayor quiero ser... ¡No lo sé, pero quiero sexo!


"Ya hace mucho tiempo que  la regla me ha dejado. No se quien tenia más ganas de acabar esta relación, si ella o si yo. No le he preguntado a mi marido si el lo deseaba tanto como yo. Nunca ha interferido entre nosotros. Aquellos que no follan cuando tienen la regla se pierden dos cosas: hacer el amor o follar cuando apetece y ensuciar aquello que siempre pretendemos mantener limpio. Ahora, si tienes dolor, entiendo que no quieras penetración, pero follar y hacer el amor es mucho más que pene dentro-fuera. Hacer el amor es estimular todos los sentidos desde fuera hacia dentro y a la inversa.  
El tiempo pasa, pero el sexo nace y muere con nosotros. ¿Quién no desea un abrazo? ¿ o unos besos afectivos o más bien pasionales? ¿ a quién no le viene de buenas el placer? Yo, ahora a mi edad, moriría de placer. De hecho, nunca me ha importado morir mientras disfruto. Como el navegante que no le importa morir en el mar, o el alpinista que muere en la montaña.  Ahora, con más de 70 años, sé que estoy más cerca de la muerte, pues aún menos me importaría morir sobre mi sofá haciendo el amor con quien quiero y como quiero. ¡Qué rico morir amando!“ 

Las personas mayores han vivido una sexualidad vinculada a una cultura diferente a la nuestra y unos principios, mitos y falsas creencias que los ha llevado a construir una sexualidad a veces reprimida, o sin dar importancia a la calidad afectiva y sexual.
En contra de lo que se piensa, la sexualidad no acaba cuando te jubilas, es justamente un momento de libertad absoluta para disfrutar de aquello que antes ha supuesto un impedimento: la etapa de juventud y los riesgos de embarazos y ETS., la falta de espacios íntimos, la crianza de los hijos, la vida laboral, el estrés, la prejubilación o los cambios de los ritmos de la vida.
Cuando eres mayor, todos esos impedimentos quedan fuera... entonces...¿Por qué no aprovechar para conocer profundamente nuestro cuerpo y descubrir toda nuestra sexualidad?

¿Por los síntomas de la Menopausia? Estos mejoran con el deporte, una dieta adecuada, remedios naturales y vitamínicos, y sobretodo con una buena dosis de endorfinas que el placer sexual aporta al cuerpo.

¿Te sientes poco atractivo/a? No te creas los anuncios ni las pelis comerciales. El sexo es para quien lo quiere disfrutar, no es exclusivo para los jóvenes y guapos. Déjate seducir por aquella parte de tu cuerpo y tu persona que tanto te agrada. ¡El poder de la atracción no es solo físico! ¡Los ciegos saben muy bien de qué hablo! ¿Estás tú más ciego que el que no ve?

¿Tienes dificultades en la erección? ¿Te hace daño la vagina al ser penetrada? Entonces explora las otras partes del cuerpo. Utiliza las manos, la boca, les plumas, los juguetes sexuales... ¡La penetración es un clásico, me atrevo a decir que aburrido! ¡Prueba otras opciones! El clítoris es la fuente de placer fisiológico más importante de la mujer. Cuando ésto quede claro, para el hombre también lo será, porque los hombres quieren ver a una mujer disfrutar de verdad.

¿Has perdido a tu pareja? ¿Quién te ha dicho que el sexo es bipersonal? ¡Disfruta de ti mismo! ¡Si buscas compartir tu vida sexual, apúntate a la vida social! Las redes sociales son infinitas... Cursos para mejorar habilidades, artes y hobbies hay por todas partes... ¡Apúntate a un curso de lo que siempre quisiste hacer y no pudiste! Quién sabe... igual encuentras un pintor solitario de “trazo fino".

¿Tienes dificultades de autonomía? ¿Comienzas a depender de otros? Apóyate en los que te quieren pero no olvides de decirles que sus cuidados hacia ti comienzan por respetar tu intimidad.  Déjales que te ayuden también en tu salud sexual. Si cuides de ésta, cuides de tu salud general.

Las alumnas del curso que he impartido recientemente de sexualidad para personas adultas dependientes, la mayoría auxiliares de geriatría y domicilios, han aprendido mucho sobre el tema que nos toca hoy: la salud sexual de las personas mayores. Algunas alumnas han querido añadir estas experiencias y comentarios:
  • Escuchamos usuarias que hablan orgullosas de su vida sexual, otras no quieren ni sentirlo. Se escandalizan mucho.
  • Se creen cosas que son verdaderos mitos: como que no puedes ducharte cuando tienes la regla, piensan que el himen es una tela que se rompe y siempre sale sangre, que la función del sexo es únicamente para tener hijos, etc.
  • Hay usuarios que el hecho de ir a la ducha les hace pensar que harán el amor con su pareja. A veces este momento les anima, y otras les deprime, según su experiencia sexual.
  • Hay residentes que explican las excusas que sus parejas exponen para no hacer  el amor.
  • La sexualidad de las personas mayores es escasa por falta de conocimiento sobre sus cuerpos, las creencias del pasado y presente. También por la falta de ternura y complicidad.
  • Nos encontramos usuarios/es que han perdido el respeto hacia los otros, y toquetean. 
La sexualidad es una de las asignaturas más pendientes en nuestra sociedad. Para evitar la falta de habilidades comunicativas y afectivas entre las parejas y entre padres e hijos/as; las falsas creencias que condicionan o limitan la capacidad de explorar y descubrir; la simplificación de la sexualidad a la genitalidad, el olvido de la afectividad y el erotismo en nuestras relaciones sexuales, etc., hace falta educación e información. 

Hace falta consciencia de nuestras carencias y ganas de saber. 

ABORTO, UN DERECHO Y UN DEBER EDUCARLO

CASTELLANO:

En el pleno de octubre del Ayuntamiento de Mataró, ICV-EUiA y la CUP, presentaron una propuesta de resolución en contra de la modificación con medidas más restrictivas de la Ley de interrupción voluntaria del embarazo que se quiere implantar en breve en el estado español. La propuesta, fue aprobada por la suma de votos del PSC, ICV-EUiA y la CUP.

La parte que más me gusta de esta propuesta es la que añade las medidas que, hasta ahora, han demostrado ser más efectivas en la disminución de embarazos no deseados. Son las medidas por las que una sociedad libre y democrática debería luchar:

1. El acceso universal a la información en materia de sexualidad i métodos anticonceptivos.
Un acceso que no se ofrece a todas las personas, ni culturas, ni edades, que no cubre los mínimos, que prácticamente no se publicita ni se contempla, y que recibe muy poco soporte económico y político.
Opinar que "cuanto más saben, peor" es una gran equivocación. La información siempre ofrece un camino y una respuesta. El que se debe procurar es que la información venga de los medios adecuados y serios, y que sea objetiva y contrastada. También es necesario educar a las personas a que tengan un espíritu constructivo, crítico y autocrítico.

2. La educación sexual.
Una educación que en nuestro interior reclamamos y deseamos, pero que aún no nos atrevemos a pedir. Una educación que nos ha escondido la sexualidad y nos ha hecho valorarla como algo a ocultar porque parece negativa. Una sexualidad latente e irremediablemente presente y humana, que cuando intentamos reprimir, se manifiesta en muchas personas de manera irracional y se convierte en abusos, en malestares, en depresiones, en negaciones, etc.

El sistema educativo español y catalán deriva esta responsabilidad a la familia y a la sanidad, y ninguna de ellas tiene herramientas para educar. Sanidad de momento informa. Por tanto, nos toca reclamar una educación sexual y para ofrecerla, sea desde la escuela o de la familia, primero debemos aprenderla los que vamos a trasmitir este aprendizaje. La educación sexual la debemos reclamar para nuestros hijos e hijas, porque son el futuro, pero también hay que eliminar los mitos y errores que rodean a los adultos, que son muchos y se representan diariamente en muchos comentarios, imágenes, vídeos  frases, etc., al alcance de todos. Estos mitos y estereotipos vienen cargados de desigualdades, complejos, conductas abusivas e inadecuadas, de abusos al derecho de la intimidad y el respeto, etc.

3. Acceso universal y cobertura legal en las interrupciones voluntarias del embarazo en la salud  pública.
Un acceso que si no es con cobertura sanitaria legal y pública dará lugar a consultas clandestinas en condiciones sanitarias inadecuadas, con las consecuencias negativas, tanto de salud física como emocional, que para la población puede suponer. La salud de la población acaba repercutiendo en la salud del individuo y a la inversa.

4. Reforzar los servicios de información y asesoramiento profesional a las mujeres
Porque una información preventiva, educativa, responsable y eficaz, es mucho más económica que las consecuencias de un embarazo no deseado. La sociedad necesita profesionales cercanos, tanto para las mujeres como para los hombres, las culturas, las religiones, la diversidad.

Podemos estar a favor o en contra del aborto, podemos sentirnos parte responsable o no de un embarazo concreto, pero de evitar y prevenir el que no queremos somos responsables todos y todas.



CATALÀ:
En el plenari d'octubre de l'Ajuntament de Mataró, ICV-EUiA i la CUP, van presentar una proposta de resolució en contra de la modificació amb mesures més restrictives de la Llei d’interrupció voluntària de l’embaràs que es vol implantar en breu a l'estat espanyol. La proposta, va ser aprovada per la suma de vots de PSC, ICV-EUiA i la CUP.
Veure notícia:

La part que més m'agrada de la proposta de resolució, és que afegeix les mesures que fins ara s'han demostrat més efectives en la disminució dels embarassos no desitjats, que són les següents i que són per les quals una societat lliure i democràtica ha de lluitar i cridar:

1. L’accés universal a la informació en matèria de sexualitat i mètodes anticonceptius.
Un accés que fins ara no s'ofereix a totes les persones, ni cultures, ni edats, que no cobreix els mínims, que pràcticament no es publicita ni es contempla, i que rep molt poc suport econòmic i polític.
Opinar que "quan més saben pitjor" és una greu equivocació. La informació sempre ofereix un camí i una resposta. El que s'ha de procurar és que la informació vingui dels mitjans adequats i seriosos, i que sigui objectiva i contrastada. També cal educar a les persones amb un esperit constructiu, crític i autocrític.

2. L’educació sexual.
Una educació que al nostre interior reclamem i desitgem, però que encara no ens atrevim a demanar. Una educació que ens han amagat, i això ens ha fet valorar la sexualitat com quelcom a ocultar perquè sembla que ha de ser dolenta. Una sexualitat latent i irremeiablement present i humana, que quan intentem reprimir, surt en moltes persones de manera irracional i es converteix en abusos, en malestars, en depressions, en negacions, etc.

El sistema educatiu espanyol i català dóna aquesta responsabilitat a la família i a la sanitat, i cap d'elles té les eines per educar. Sanitat de moment informa. Per tant, ens toca reclamar una educació sexual i per oferir-la, sigui des de l'escola o la família, hem d'aprendre-la primer. L'educació sexual l'hem de reclamar pels nostres fills/es perquè son el futur, però també cal eliminar mites i errors que encara existeixen en els adults, malauradament molts, i es representen diàriament en moltíssims comentaris, imatges, vídeos, etc., a l'abast de tothom i carregats de desigualtats, de complexos, de falsos mites, de conductes inadequades, d'abusos al dret de la intimitat, etc.

3. Accés universal i cobertura legal en les interrupcions voluntàries de l’embaràs a la xarxa de salut pública.
Un accés que si no és amb cobertura sanitària legal i pública dóna lloc a consultes clandestines en condicions sanitàries inadequades, amb les conseqüències negatives, tant de salut física com emocional, que per a la població pot suposar. La salut de la població acaba repercutint en la salut de l'individu i a l'inrevés.

4. Reforçar els serveis d’informació i assessorament professional a les dones.
Perquè una informació preventiva, educativa, responsable i eficaç, és molt més econòmica que les conseqüències d'un embaràs no desitjat. La societat necessita professionals propers, tant per a les dones com per als homes, les cultures, les religions, les diversitats, etc.

Podem estar a favor o en contra de l'avortament, podem sentir-nos part responsable o no d'un embaràs concret, però d'evitar i prevenir el que no volem som responsables tots i totes.